También conocido como la regurgitación del lactante, consiste en un fallo de una válvula que debería cerrar el estómago por su parte superior. Esta válvula por tensión o por inmadurez no cierra correctamente y por tanto no evita que los ácidos gástricos suban hacia el esófago.

Al contrario de lo que se piensa, la mayoría de reflujos no son productivos, es decir, no vuelve a salir por la boca la leche ingerida. Cuando esto ocurre puede ser reflujo o puede ser que el niño haya ingerido demasiada leche y no sea capaz de asimilarla toda. Siempre que ocurre esto debemos observar que cuando el bebé devuelve la leche no le genera ninguna molestia, sigue como si no hubiera pasado nada. En cambio si al devolver la leche aparecen arcadas, esfuerzos, contracciones abdominales o cualquier otro signo de molestia, estaremos delante de un vómito, no de una regurgitación, y esto merece ser estudiado por el pediatra.

La mayoría de bebes que tienen reflujo hacen movimientos muy característicos con el cuello, como si quisieran librarse de algo que les ahoga. Otro signo característico es que mueven mucho la lengua hacia adentro y hacia afuera, como si tuvieran algo dentro de la boca que les molestase. No toleran bien el decúbito, prefieren estar verticales, sobre todo después de comer. Y pueden mostrar signos de agitación, nerviosismo, irritabilidad secundarios a la incomodidad que les genera la acidez.

La osteopatía en estos casos va a tener dos objetivos prioritarios. En primer ligar valorar el estado del cardias, normalmente sufre una tensión que lo empuja hacia arriba facilitando el escape de substancias gástricas. Las técnicas manuales eliminan esta tensión permitiendo que el cardias descienda a la posición que le corresponde y relajan sus fibras de musculatura lisa facilitando su función de retención.

En segundo lugar, la osteopatía valora el estado del nervio neumogástrico (X par craneal) encargado de regular la función digestiva.

Además del tratamiento es importante instruir a los padres con ejercicios y hábitos posturales que favorezcan la función del cardias.

EL CÓLICO DEL LACTANTE

TRASTORNO DEL SUEÑO INFANTIL

<