Nuestro método consiste en la combinación de tres terapias: terapia manual (fisioterapia y osteopatía),  acupuntura y naturopatía. Años de experiencia y búsqueda nos han llevado a la conclusión de que esta combinación es la más eficaz para recuperar y mantener el estado de salud. La teoría de las cuatro capas explica el fundamento de este razonamiento.

TEORÍA DE LAS 4 CAPAS

Aunque en realidad son indivisibles, esta teoría divide el ser humano en cuatro capas que desde un punto de vista didáctico nos ayudarán a entender mejor el funcionamiento de nuestro cuerpo.

1-LA CAPA FÍSICA

La capa física comprende las estructuras más densas de nuestro cuerpo, es decir: huesos, tendones, ligamentos, músculos y órganos.  Todas estas estructuras son palpables y por tanto se puede actuar sobre ellas con el tacto. Por tanto la terapia manual es la terapia de elección trabajar sobre esta capa.

La capa física tiene la función de darnos forma y estructura, es el continente del resto de capas y de ella depende que estas puedan trabajar correctamente. Una ley de la osteopatía  que dice la estructura domina la función.

Podríamos considerar la capa física la más profunda de las 4.

2-LA CAPA QUÍMICA

Está contenida dentro de la capa física, comprende todos los líquidos, substancias y reacciones químicas del cuerpo. Sus funciones en primer lugar permitir que se realicen las funciones vitales, y en segundo lugar alimentar y nutrir las estructuras de la capa física.

Sobre estas substancias no se puede actuar manualmente si no con otras substancias: nutrientes y los principios activos.

La dietética nos ayuda a controlar que nutrientes entran en el cuerpo y en que medida, acutando así sobre la capa química y e idirectamente sobre el resto de capas. La fitoterapia nos aporta una amplia variedad de plantas medicinales que contienen principios activos. Estos principios activos son substancias que bien administradas nos ayudaran a controlar el estado de nuestra capa química.

Podriamos considerar la capa química como una capa de profundidad intermedia.

3-LA CAPA ENERGÉTICA

Esta capa contiene todo lo que no es estructura ni substancia, es decir la energía. El problema viene a la hora de definir energía ya que aunque parece ser que todos estamos de acuerdo en que existe, no sabemos muy bien cómo definirla.

Para los más escépticos, podríamos hablar de la actividad eléctrica del sistema nervioso que es perfectamente medible con un amperímetro, o de la temperatura corporal medible con un termómetro. Según los físicos la energía es la capacidad de hacer un trabajo

Para los más holísticos podemos hablar de aquella fuerza cósmica que hace que crezca el pelo o que lata el corazón.  La energía es aquello necesario para que las cosas pasen.

La energía no se puede ni ver ni tocar pero es muy vulnerable. La única forma de actuar sobre ella es con algún tipo de terapia energética, en este caso la acupuntura.

Podríamos considerar la capa energética como la capa más superficial.

4-LA CAPA PISQUICA

Esta capa única y exclusiva del ser humano engloba toda su vertiente psicosocial. Más que una capa es una medio dónde se encuentran inmersas el resto de capas. Es la capa más importante  y también la más difícil de controlar ya que está influenciada por muchos factores fuera del alcance del terapeuta e incluso a veces fuera del alcance  del paciente.

La capa psíquica vendrá determinada  por: nuestra personalidad, nuestra educación, nuestro círculo social y nuestras circunstancia actuales. Los campos de actuación sobre esta capa son múltiples y dependen de cada caso, pueden bastar unos consejos conductuales o puede ser necesaria una terapia psicológica completa.

LA RELACIÓN ENTRE LAS CAPAS

 

Como se ha dicho anteriormente las capas se separan tan solo como herramienta didáctica para poder comprenderlas mejor. Realmente las tres capas están fusionadas y funcionan simultáneamente, no se puede entender una sin la otra ya que se complementan. Necesitamos energía para poder producir una reacción química, necesitamos unas substancias que reaccionen y necesitamos una estructura que contenga y vehiculice dichas substancias.

Todas las capas se relacionan entre si, por tanto una alteración en una de ellas acabará repercutiendo en las otras.  Normalmente ocurre que el desequilibrio en el estado de salud tiene el origen en una sola capa y a partir de ahí se va extendiendo.

 

EL MÉTODO

Partiendo de esta teoría resulta evidente la eficacia de combinar tres terapias que tienen efecto en tres de las cuatro capas descritas.

Según lo expuesto anteriormente, como todas las capas se relacionan, una alteración en una de ellas alterará las demás, por tanto es necesario actuar en cada una de ellas.

<