La tristeza es una de las emociones que la acupuntura conoce como las 7 pasiones y que considera una posible causa de enfermedad cuando es sufrida de manera intensa o durante mucho tiempo. Las otras 6 pasiones son: la ira, la alegría, el miedo, la preocupación, la obsesión y el shock.

La tristeza produce en la persona una sensación  derrota, pesimismo, depresión, destrucción, falta de ganas, apatía, indiferencia.  Esta sensación aparece a menudo ante una valiosa pérdida, por ejemplo  cuando fallece un ser querido o ante una traición o una estafa. Otra opción al hablar de tristeza es la melancolía, sentirse atado a un pasado que era mucho mejor que el presente y que nunca volverá.

Ante una situación trágica es normal sentir tristeza, pero esta emoción debe durar un tiempo determinado diferente en cada persona. Un tiempo necesario en el cual la persona reorganiza sus pensamientos y sentimientos y adopta medidas para afrontar un futuro inmediato.

La tristeza energéticamente está relacionada con el pulmón perteneciente al elemento metal. Se la entiende como un proceso de introversión, de aislamiento en uno mismo. Si esta emoción es demasiado intensa o se alarga demasiado en el tiempo acaba dañando la energía de pulmón y convirtiéndose en la causa de una enfermedad produciendo síntomas físicos como: Dificultad de respirar, palpitaciones, opresión en el pecho o Infecciones de repetición por afectación del sistema inmunitario.

 

TRATAMIENTO DE ACUPUNTURA PARA LA TRISTEZA

La acupuntura valora siempre la persona de una manera general incluyendo también a su entorno. Hay que descubrir si existe un desequilibrio energético en la persona que debilita el pulmón y por tanto facilita la tristeza, o bien es el entorno el que ejerce tristeza sobre el individuo. En el primer caso los puntos de acupuntura van ha equilbrar energéticamente los órganos responsables, en el segundo los puntos van a conseguir que se gestionen mejor las influencias recibidas desde el exterior y van a paliar sus consecuencias físicas.

 UN PUNTO PARA LA TRISTEZA

                     

 

ABORDAJE PSICOLÓGICO DE LA TRISTEZA

 

 

 

<