Evolución de la salud para ser exactos. Podemos diferenciar 3 estados de salud aunque la mayoría de personas están siempre en el primero, pocas aguantan en el segundo y muy pocas llegan al tercero. Quizás este artículo ayude a más gente a evolucionar en su estado de salud y sacar el mejor provecho a su vida

A menudo nos exponemos a agentes que  nocivos que  minan nuestra salud  y generan toda una serie de síntomas. Esta es la primera fase o fase de recuperación, un momento de nuestra vida en el que se ha instaurado una lesión o una enfermedad y todos nuestros esfuerzos se centran en intentar recuperar el estado de buena salud.

Cuando finalmente lo conseguimos, llegamos a un nuevo estado de aparente buena salud en la cual los síntomas no son tan evidentes ni tan molestos. Esta es la fase dos o fase de mantenimiento. En este periodo todos nuestros esfuerzos va a intentar prevenir la aparición de la enfermedad o la lesión y para ello debemos combatir síntomas que no son evidentes hasta que no los eliminas y te das cuenta de que estas mejor sin ellos, por ejemplo el cansancio o el estreñimiento.

La mayoría de las personas nos pasamos la vida subiendo y cayendo del estadio 2. Esto es porque el hecho de que la sintomatología no sea tan evidente nos hace pensar que no es necesario hacer ningún tratamiento y nos volvemos a exponer a  los agentes nocivos sin tomar las medidas necesarias

La fase tres es la que llamamos fase de superación. Tras haber pasado un periodo de tiempo prudencial en la fase 2, llegando a dominar el arte de la prevención, nos podemos plantear ir un poco más allá y no tan solo tener buena salud si no saber sacarle partido y aumentar nuestro rendimiento. Esta fase es un arma de doble filo ya que el objetivo de querer aumentar demasiado el rendimiento se puede convertir en una potencial causa de enfermedad y llevarte directamente a la fase 2.

<