En la década de los 90, el Dr. Vladimir Janda describió el Síndrome Cruzado. Este síndrome explica los desequilibrios musculares del tronco en relación a las extremidades según posturas mantenidas o repetidas . Estos desequilibrios predispone la estructura musculo esquelética a padecer dolor.

. A grandes rasgos se basa en que ciertos músculos del tronco tienden a ser “dominantes” (hipetónicos, tensos, acortados) y otros músculos que tienden a ser “dominados” o están en desventaja mecánica (sobreestirados, inhibidos). Janda diferenció entre síndrome cruzado superior (zona cervical) e inferior (zona lumbo-pélvica). En el presente artículo, nos centraremos en el síndrome cruzado superior que afecta a la columna cervical.

Muchas acciones del hombre moderno predisponen la aparición de este síndrome: el uso de ordenadores y de teléfonos móviles, estudiar, tareas del hogar,… todas estas acciones, suelen condicionar una postura con cabeza adelantada respecto al eje medio del cuerpo, cierta extensión cervical, hombros adelantados y enrollados, y la curvatura de la columna dorsal (cifosis) aumentada.

 

 

A partir de esta posición, podemos observar qué músculos se encuentran hipertónicos o acortados (dominantes), y cuáles están inhibidos (dominados).

 

Dominantes Dominados
Trapecio superior, elevador de la escápula Flexores profundos del cuello
Pectorales (mayor y menor) Romboides, trapecios medio e inferior, serrato mayor
Rotadores internos Rotadores externos

 

Todos los músculos tienen una posición optima en la cual pueden desarrollar si máxima fuerza. Si se les pide un trabajo fuera de esta posición tienen menos capacidad de desarrollarlo. Cuando esto ocurre de manera intensa o repetida el músculo desarrolla contracturas y puntos gatillo. Es síndrome cruzado precisamente está explicando que debido a la alteración postural los músculos nos trabajan en sus mejores posiciones y por eso aparecen las molestias.

 

Estas contracturas o puntos gatillo pueden tratarse satisfactoriamente con masaje,estiramientos, ganchos o punción seca. Pero a parte del tratamiento de Fisioterapia en camilla, la realización de ejercicios por domiciliarios por parte del paciente puede ser un elemento clave para la recuperación y prevención de cervicalgias. El objetivo de estos ejercicios no es crear cambios en la estructura cómo cuando vamos al gimnasio (hipertrofia), sino recuperar el equilibrio muscular. Lo que haremos es un entrenamiento neuromuscular, es decir, buscar la activación de los músculos que están inhibidos y relajar aquellos que están sobreactivados, para que mediante la repetición en el tiempo, el cerebro sea consciente que debe activar éstos músculos para tener una buena higiene postural. Lo ejercicio que deberíamos realizar son:

 

  • Estiramiento de pectorales, elevador de la escápula y trapecio superior para disminuir el tono muscular
  • Ejercicios de activación y control motor de la musculatura flexora profunda del cuello e interescapular (romboides, trapecios medio e inferior), así como de rotadores externos de hombro y ejercicios de apertura de la caja torácica

<